PASOS DE LA TERCERA ETAPA

Monasterio de Cornellana, Salas y a Bodenaya o a Tineo.

14 de Junio de 2009.- Hacemos Cornellana a Salas con paso por Bodenaya y a Tineo. El Camino está cortado por obras y se debe continuar por carretera dirección a Allence pero a unos dos kilómetros hay que desviarse a la izquierda y recuperar el camino, vamos con los dos granadinos, después nos enteraríamos que los demás peregrinos unos siguieron por la carretera hasta el cruce de Quintana, otros se metieron por el camino ahora cortado por las obras pero que dando vueltas y rodeos consiguieron salir de nuevo a él. En cierto momento me adelanto y camino a mi aire por bastante tiempo dando enormes “berridos” de ópera entre otras cosas, sirve para que al poco tiempo el catalán de anoche que caminaba por la carretera aparezca en un cruce a nuestro lado y diga que al escuchar a alguien “matando” lo de la dona esa, ha visto que había camino por la izquierda y así se incorporaba al nuestro.

Sigue la lluvia, niebla y caminos embarrados, los dos de Granada Joaquín y Arcadio van todavía quemados desde lo de anteayer... paso por un albergue cercano, el de Godán y entrada en Salas también con albergue, Colegiata, Palacio, Museo Prerrománico, bares, en uno de ellos el letrero de las mochilas también, aprovechamos para reponer y proveernos ya que quedan 20 kilómetros, hoy queremos dormir en Tineo, se camina bien, la salida por el Arco del Palacio Valdés Sala con su torre medieval, impresiona... ascensos duros y hasta obras de la autovía que nos hacen ir por carretera y caminos alternativos, bien señalizados llegamos a Bodenaya, albergue de peregrinos privado, amplia parada, charla con su titular, Alex (Manuel Alejandro González) es todo un personaje que pronto será una institución, vale la pena organizarse este lugar como final de etapa, es peregrino, hospitalero, afable, derrocha amistad y alegría, nos ofrece por las buenas una botella de sidra que cae, bien escanciada sin más, tiene un par de amigos temporalmente uno de ellos hace y tiene recuerdos al estilo hippie, algún día seguirán camino, me recordó “mi” Fuenterroble el sitio, aquí se tienen que pasar las horas sin darse cuenta, hasta para quedarse unos días, el entorno ya lo conocemos, los impresionantes paisajes asturianos, sus montañas, bosques, senderos y belleza innata... me lo pensaré...

Seguimos hacia La Espina, se arregla un poco el tiempo pero lo sustituye el barro y la niebla que no nos abandona en todo el camino... lo que nos hace seguir a tramos carretera alternativa pero llegamos sin novedad. El albergue bien, Tineo interesante, se ha contagiado por las obras de la autovía y algunas calles igual... salimos a por provisiones y de paso a cenar en bar local con menú postre bebida, potaje y cordero 8 euros, era pronto así que al albergue a secar ropa en los radiadores, llegaron los de anoche por aquí también, el catalán David se nos perdió pero se nos incorporó un joven peregrino de Valladolid de Medina de buena marcha también... aparece un chico de Orense que coincidió con Antonio en alguna etapa del francés y ambos se reencuentran y se cuentan sus recuerdos, me comentaría que es un “duro” suele hacer etapas de cuarenta kilómetros y más, dominamos los españoles, cosa rara en el Camino, los cuatro francófonos siguen con su ritmo y sistema de comidas... Pepe y los suyos, están un albergue por detrás si no “corremos mucho” mañana nos juntaremos en Pola de Allande.

11 de Octubre 2009.- Corneyana a Bodenaya.- Pocos kilómetros, veinte, pero la parada y fonda en Bodenaya lo requería, por la mañana “orbayu” y niebla, al final resplandece el sol y hasta hace calor a la llegada. Aquí nos vamos juntando seis peregrinos… nos nivelamos, el austriaco y dos franceses que se han conocido en el camino, ella salió de Francia el 27 de Agosto, al 11 de octubre lleva unos cuantos días caminando… y tres españoles, nosotros dos y un salmantino de telefónica, caminante de muchos caminos también en solitario. Pasa un alemán, estamos sentados en la puerta, al sol, tomando unos vinos, Alberto le ofrece sellarle la credencial, el alemán pregunta en inglés ¿is free? Nos reímos todos y alguno dice: este viene del francés… selló, le ofreció un vaso de vino también y siguió su camino…

Tiene Alex de hospitalero unos días al citado italiano Alberto, que su hermana está de lo mismo en el francés, creo que en el Burgo Ranero, es buena gente, nos preparó la cena, se levantó para darnos un buen desayuno y me dedicó una palabras escritas en italiano que traducidas sería algo así como:

“La vida me sorprende cada día…
Abro los ojos, estoy vivo…
Gracias por esa vida…
Vida dura…
Vida mala…
Vida “vissuta” (sufrida/vivida)
Pero al final…
Con tanto amor…”