Pasos. Camino Primitivo

Pasos.- Junio 2009.-

Primera Etapa.- Después de pasar por El Salvador en su Catedral y demás sitios interesantes de la capital como Antonio, mi compañero de camino en este, llega en un tren por la tarde nos vamos al primer albergue a 12 kilómetros. El Albergue de partida en Oviedo abre a las diecinueve horas, habrá que hacer cola para entrar y nos juntamos con los que han llegado del camino del Norte más los que parten de Oviedo y llegan en medios de comunicación a lo largo del día, suele llenarse a menudo, hay hospedajes pero no es un buen principio de caminar. Mientras le espero me encuentro por las calles a un tipo que también se me cruzó ayer por aquí llegando por mi parte de Mieres mucho en plan: eres peregrino, hola, ¿que a Santiago? yo también, ¿donde vas hoy? ¿Eres Español?... ¿te acompaño a algún sitio? él lo era por supuesto, la pinta un poco dejada no me gustó y pasé lo mejor que pude de él, hoy lo veo de nuevo moviéndose por la estación con un mochilón lleno de plásticos y bolsas colgando, paseando y como esperando a peregrinos ¿para qué? No se... posiblemente duerma en algún lugar de por aquí en la estación.

A las tres y media ya estamos caminando y tras tres horas estamos en un primer bar del Escamplero, en cruce de carreteras, nos hemos quitado para mañana el primer subidón que se deja notar, poco acogedores, imagino que como el que se ocupa y está más cerca del albergue es el otro pasa de nosotros, incluso comenta, yo con quien trabajo aquí es con el paso de la carretera, ¡vale tío! llegamos a los 300 metros al bar de Fernando pidiendo las llaves, ya hay gente dicen ... ves para allá y vuelve a sellar y demás cuando quieras, día de niebla y agua intermitente, ya están hechos los primeros kilómetros del Primitivo, hemos pasado por San Lázaro de Paniceres, hemos faldeado el monte Naranco, paso por la capilla de la Virgen del Carmen en Llampaxuga que nos ofrece un vistoso sello para la Credencial, el Ponte medieval de Gallegos sobre el río Nora, un par de subidas como el alto del Escamplero pasando al lado de la Iglesia de Santa María y llegada... hay 4 peregrinos de habla francesa, uno de ellos belga y tres españoles, los franceses llevan a un guía o peregrino veterano que los va conduciendo, me comenta que tienen un presupuesto y las comidas se las hacen ellos siempre que haya cocina, hoy les toca un guiso con fuerte olor a curry que inunda todo el albergue. Nosotros bajamos con el otro español a Fernando el del Tendejón, buena charla, algún día hará el camino nos dice... nos cobra, nos sella poniendo uno con un “pelegrin” y el lugar: Albergue de Peregrinos de El Escamplero, Concejo de Las Regueras, comemos bien, menú a 9 euros. Lavo ropa tarde por lo que con la humedad y la llovizna (orbayu) no seca, mañana ropa colgando de la mochila, sino llueve claro... En el pueblo a unos 500 metros hay alimentación pero de todas formas no hay que preocuparse para mañana por alimentación ya que a poca distancia en Pedroño encontraremos bar abierto con café, pan, bollería y demás, es del panadero de la zona y se levanta y mueve muy temprano.

En Octubre 2009 con Pachito salimos también a la hora de la comida, él venía de Vega de Sariego, buen tiempo, pasos por los sitios anteriores y directamente a saludar a Fernando que acaba de regresar de sus vacaciones y a estado por ahí, nos comenta el aumento de peregrinos este año con lo que el que viene será fuerte, lleva más de 1.800 anotados, la mayoría en los últimos meses y luego están los que no vienen a sellar y no los controla ni pagan ya que es un tema del Ayuntamiento y no hay hospitalero.

Tres kilómetros antes de llegar a la Capilla de Llampaxuga en un cruce y sobre una piedra nos encontramos una credencial de un austriaco por estrenar pero con nombre y datos, una guía del Camino en alemán y un mapa cartográfico muy completo de Asturias, todo muy bien puesto, pensamos que serán de alguien que va detrás y se separa de los que van delante y se lo han dejado, porque caído no, está muy bien recogido y colocado. Llegamos a la Ermita hay un “giri” con pinta de hablar alemán así que en ese idioma le saludo y le pregunto si es austriaco, lo confirma ¿Dónde tienes tu credencial? Se extraña pero me contesta que en la mochila… ¿La puedo ver? Total que la busca y no aparece, le decimos donde está con su mapa y su guía, más a menos y para allá que se va con su mochila. Pachi y yo comentamos que nosotros hubiésemos dejado la mochila en un rincón de la Ermita y seis kilómetros menos de ir cargado con ella. Llegó dos horas más tarde que nosotros al Escamplero, sin cenar ni tomar nada se acostó y a dormir hasta el día siguiente.